La población que vive en las montañas es la más pobre y desatendida del país

La observación aparece en el Informe sobre el Desarrollo Humano en la República Dominicana 2008 elaborado por la Oficina de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Destaca el documento que la población que vive en las montañas, “además del derecho a tener una vida digna, como cualquier dominicana o dominicano, es la que resguarda los boques y las fuentes de agua. Por lo tanto de ellos depende el resto de las personas que viven en las partes bajas del territorio”.  Según el censo del 2002, alrededor de 1.1 millones de personas son consideradas población de montaña, al residir en lugares ubicados a más de 500 metros de altura.

La población residente en zonas de montaña, alrededor del 84 por ciento, es considerada netamente rural, mientras que el 16 por ciento restante vive en comunidades urbanas. La situación de los montañeses  que residen en la parte rural es peor que la de todos los demás habitantes del país.  La tasa de pobreza de la población de montaña es más elevada que la de quienes viven en la parte baja, ya que el 67% es pobre y el 21% es indigente, es decir, 1.7 veces más pobre y 4.2 veces más indigente que el resto de la población. “Aún si la comparamos con la población rural, la población de montaña está en peor situación”, asegura el informe, condición que se manifiesta en aspectos como la educación, la provisión de servicios y la baja calidad de la vivienda, entre otros aspectos.

El analfabetismo, cita el informe, en la población adulta alcanza el 24.6%, más del doble de la tasa para la población que vive en lugares bajos. Según el censo del 2002 sólo el 19% tenían agua de acueducto en el interior su vivienda, el 75% energía de la CDEE, 17.5% inodoro privado, el 61.9% cocina con estufa, el 43% casas con paredes de cemento y 7.8% techos de concreto.  Expone el documento que el “enfoque de desarrollo humano” indica que “solamente se le puede exigir responsabilidad a quien ha disfrutado de libertades”, y se pregunta ¿hasta qué punto se puede exigir a los pobladores de las montañas que resguarden un recurso tan valioso como las fuentes de agua, cuando el resto del país se ha olvidado de su realidad?”

Fuente:PNUD

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 127 seguidores

%d personas les gusta esto: