Los barrios populares se oponen al desarme

los-barrios-populares-se-oponen-al-desarme1los-barrios-populares-se-oponen-al-desarme2SANTO DOMINGO.- Residentes de los sectores Guachupita, Capotillo, Villas Agrícolas, Los Guandules, Luperón, Gualey y María Auxiliadora se mostraron opuestos a la medida de la Secretaría de Interior y Policía que prohíbe el porte de armas de fuego durante el mes de diciembre.

Manifestaron que, a pesar de que estos barrios están bajo la protección del Plan de Seguridad Democrática Barrio Seguro, los delincuentes se aprovechan del auge económico para salir a las calles “a cometer fechorías”.

Ramón Gutiérrez aseguró que paga los impuestos de porte y tenencia de su arma religiosamente todos los meses para poder andar con ella. Teme por su vida las noches que no la carga. Recordó cuando seis delincuentes lo abordaron a una esquina de su casa, en el ensanche Luperón, con intención de atracarlo.

“Si yo hubiese andado desarmado, me quitan el carro, las pertenencias y me matan ahí mismo, en mi propio barrio”, dijo.

En el mismo ensanche Luperón, el propietario de la “Ferretería AJ”, Arsenio García, dijo que no se atrevería a comenzar un día de trabajo en su negocio sin portar el arma que compró para defenderse de posibles atracos. A pesar de que en el sector funciona Barrio Seguro, García afirma que en los alrededores siempre rondan delincuentes.

“Hoy no he visto la primera patrulla supervisando esta zona. No hay una presencia policial que garantice mi seguridad ni la de mi negocio”, dijo. El comerciante comenzó a pagar impuestos por su arma hace diez años, cuando instaló la ferretería.

Durante un recorrido por los barrios populares de la capital, Recibiómos varias muestras de desacuerdo con la resolución 01-08 de Interior y Policía, en la que se prohíbe el porte de armas durante las fechas navideñas.

La medida sólo exime a los militares y a los civiles que deben utilizar un arma de fuego en sus respectivos trabajos, vigilantes de seguridad, por ejemplo.

En el sector Los Guandules, Sandino Cazado se niega a acatar la medida, debido a que no se siente seguro en ese sector. Dijo que la delincuencia juvenil todavía “hace de las suyas en este barrio” sin que ninguna autoridad pueda intervenir.

“Por aquí la cosa está más tranquila, pero los menores (delincuentes juveniles) están robando mucho. Nadie los controla”, aseguró.

De la misma manera, comerciantes, trabajadores, amas de casa y líderes comunitarios coincidieron en señalar que los actos delictivos aumentan en diciembre, y que muchas personas necesitan portar un arma de fuego para asegurar las nuevas pertenencias que adquieren por concepto de doble sueldo y mayor solvencia económica.

Otras voces
La resolución 01-08 de Interior y Policía ha causado mucho revuelo en la población desde que fue dada a conocer por el secretario de la cartera.

En los últimos días artistas, asociaciones comerciales y otros sectores se mostraron en desacuerdo con la medida. Algunos, como Freddy Beras Goico, anunciaron que no acatarían la resolución por considerarla inapropiada, aunque luego se retractó.

Ante la respuesta de la población, el secretario Franklin Almeyda advirtió que las autoridades le incautarán el arma a quien no obedezca la resolución.

A quienes incurran en desacato también se les revocará la licencia de porte de armas de fuego, señaló.

La Secretaría de Interior y Policía publicó en días recientes los resultados de una encuesta Gallup que indican que el 73.1% de la población encuestada favorece que “en diciembre realicemos ese ensayo piloto de no portar el arma de fuego en las calles”, sino que permanezca con ella en el negocio, el hogar, la oficina y resguardada en el porta guante del vehículo o en el maletín, sin el peine, para trasladarla de un lugar a otro.

La resolución 01-08 fue emitida por la institución reguladora el pasado martes 25 de noviembre y de inmediato provocó reacciones en la opinión pública.

UN CASO
Ayer, después de presenciar el entierro de su hijo en el cementerio Cristo Redentor, Guillermina Sierra apenas podía pronunciar palabras.

Necesitó limpiar con un pañuelo las lágrimas que cubrían sus labios para poder decir con claridad que “César era bueno”, que “luchó mucho para hacerse sargento de la Marina” y que “en este país los delincuentes ya no respentan ni a los militares”.

La madre del marino César Sierra, abatido a tiros por dos supuestos asaltantes el pasado jueves en el ensanche La Fe, cuando regresaba de hacer un servicio en la institución castrense, volvió a sumergirse en el llanto luego de acariciar lo único que le queda de su hijo: un retrato.

La muerte del alistado de la Marina de Guerra se produce en momentos en que varios sectores de la sociedad se mostraron inconformes con la prohibición de la Secretaría de Interior y Policía.

“Si en este país ni los militares armados están seguros de la delincuencia, ¿por qué los comerciantes, que manejamos dinero todos los días, no podemos andar con nuestras armas?

No entiendo eso”, sostuvo el comerciante Francisco Peralta.

Fuente:Jhonatan Liriano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: