Condenan a 25 años abogado hispano por asesinato de su esposa

condenan-a-25-anos-abogado-hispano-por-asesinato-de-su-esposa

NUEVA YORK._ Carlos Pérez Olivo, un abogado hispano y vecino del ex presidente Bill Clinton en el poblado de Chappaqua, fue condenado a 25 años de cárcel ayer martes por el asesinato de su esposa  Peggy Pérez, después que un jurado lo declarara culpable del homicidio ocurrido en noviembre del 2006. El sentenciado tiene 59 años de edad y básicamente fue hallado responsable del crimen en base a la declaración de un testigo que dijo haberlo visto con un arma en la mano cerca de un lago en las proximidades de la escena del homicidio perpetrado en una autopista.

La mujer fue asesinada cuando ambos se desplazaban por la carretera en la ruta 100 a la altura del poblado de Millwood en la parte Norte y alta del estado. La víctima, Peggy Pérez regresaba de compartir una noche con su esposo en un club de Manhattan.

El convicto tiene 60 años de edad y residía en Chappaqua, donde fue vecino del ex presidente Bill Clinton y su esposa Hillary. Después de escuchar el veredicto, el jurista latino bajó lentamente la cabeza y tragó en seco y agitó su cabeza en sentido negativo.

Cuando la jueza les preguntó individualmente a cada uno de los jurados cómo encontraban al acusado, estos respondieron “culpable”.  Un hijo del condenado Merced Pérez Hall de 30 años de edad fue víctima de un ataque de histeria a tal nivel que asumió una actitud violenta pateando escritorios, tirando su chaqueta y dando puñetazos a una pared, teniendo que ser contenida por guardias de seguridad de la corte.

Los demás hijos del abogado Carlitos de 18 y Aysia se mantuvieron en silencio siendo consolidados por los abogados de la defensa. Ellos testificaron en el juicio a favor de su padre. “Creemos en la inocencia de nuestro padre y nuestra familia está devastada después de la muerte de nuestra madre”, dijeron al jurado.

Un miembro hispano del jurado Alfrin Vallejo que trabaja como técnico en White Plains dijo que el panel se aseguró durante los 11 días que duró el juicio de que cada pieza de las evidencias encajara en la situación. Explicó que todos los jurados quedaron asombrados al notar la similitud de un arma encontrada en un lago de la carretera donde fue asesinada la mujer y la pistola que meses antes portaba el acusado.

Se trata de una pistola alemana de las usadas en la Segunda Guerra Mundial marca Walter PPK y un perito llamado por la fiscalía dijo en el juicio que la bala que mató a la señora Pérez salió de una sola arma que identificó como la pistola propiedad de Pérez Olivo.

El jurista fue encontrado culpable también de posesión de una arma criminal en segundo grado y la jueza que condujo el juicio Barbara Zambelli tiene la opción de sentenciarlo a 25 años de cárcel tomando en cuenta los antecedentes. Christopher McClure abogado defensor del hispano dijo que estaba decepcionado por el veredicto del jurado y anunció planes para una apelación. La sentencia le será leída el próximo 2 de diciembre.

“Se ha enviado a un hombre inocente a la cárcel”, añadió el abogado.

Pérez Olivo insiste en que cuando regresaba desde Manhattan junto a su esposa el 18 de noviembre del 2006, fueron interceptados en la carretera por un hombre que manejaba una Mitsubishi Montero y salió por detrás disparando a la pareja. Una bala alcanzó mortalmente a la mujer y otra lo hirió a él en el abdomen. El abogado llamó al 911 y llevó él mismo a su esposa al hospital de Mount Kisco para que los médicos trataran de salvarla.

El acusado dijo que el atacante fue contratado por uno de sus clientes disgustados con un manejo de un caso judicial en el que resultó culpable.

Los fiscales dijeron que el jurista asesinó a la mujer de un balazo en la cabeza y luego se disparó así mismo para simular un ataque y el motivo fue el de que él quería cobrar $882 mil dólares de una póliza de un seguro de vida correspondiente a la víctima.

El dinero del seguro se les entregó a los hijos.

Parte de las evidencias que condenaron a Pérez Olivo fue el hallazgo de manchas de sangre de éste en el asiento trasero del vehículo que conducía, y guantes blancos plásticos blancos manchados de sangre y encontrados en la basura de su casa. Los argumentos de Pérez Olivo fueron considerados incoherentes y contradictorios por parte del jurado.

Fuente:Miguel Cruz Tejada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: