Emergencia y facultad policial

policianacional23En los últimos tiempos, algunas personas que hacen opinión pública han cuestionado la legalidad de determinadas actuaciones de la Policía Nacional y de los agentes de la Amet, ante esta situación nos permitimos hacer las siguientes precisiones.

La Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet), que originalmente fue creada mediante el decreto del Poder Ejecutivo No.393-97 de fecha 10 de septiembre del año 1997, como una dependencia de la Presidencia de la República, posteriormente y mediante la Ley Institucional de la Policía Nacional No. 96-04 de fecha 5 de febrero del año 2004, pasó a ser una dependencia de esta institución, adquiriendo así la legitimidad jurídica para actuar en consonancia con la Ley 241 sobre Tránsito de Vehículos de Motor.

Según el glosario contenido en el artículo 1 de la referida ley de tránsito, los vehículos de la Policía, al igual que los del Cuerpo de Bomberos, de la Defensa Civil y las Ambulancias, son considerados de emergencia cuando se utilizan como tales.

Es por esta razón y en virtud del artículo 118 de la ley de marras, que esos vehículos pueden con la debida consideración a la seguridad de las personas y de la propiedad y siempre que den aviso con aparatos de alarma, estacionarse en lugares prohibido, continuar la marcha no obstante prohibírselo una luz o una señal, exceder los límites legales de la velocidad e ignorar la ley en lo que respecta a los derechos, de paso, viraje y dirección del tránsito.

La autoridad policial puede incluso variar el tránsito por cualquier vía pública si las circunstancias a su juicio así lo ameritaren, y es obligación de todo conductor o peatón obedecer su orden o señal; también puede detener a cualquier conductor, requerirle su identificación y todos los documentos que según la ley debe llevar consigo o en el vehículo, inspeccionarlo cuando entienda que viola la ley o está relacionado con un accidente de tránsito, de conformidad con los literales a), b) y c) del artículo 133 de la ley.

La Policía tiene también la facultad de retener un vehículo por un período de hasta 48 horas, cuando ha estado envuelto en un accidente, y su conductor se ha dado a la fuga, en virtud del artículo 59 de la Ley que rige la materia.

En lo que respecta a la incautación de la licencia de conducir, el artículo 225 de la Ley faculta a la Policía a hacer esto, con el único requisito de notificar al Director de Tránsito Terrestre el nombre, así con los números de cédula y de la licencia de su poseedor.

El literal g) del artículo 28 de la Ley faculta a la Policía a incautar los vehículos en los casos que no estén autorizados a transitar por las vías públicas por el Director de Impuestos Internos, cuando utilicen una placa que no les corresponda, cuando se altere o se borre el número de motor o del chasis del vehículo o cuando exhiba una placa que no sea la prescrita por la ley.

En los casos de flagrante delito tales como, violación a la luz roja, manejo temerario y conducir en estado de embriaguez, la Policía puede arrestar a una persona, en virtud del artículo 224 del Código Procesal Penal.

Finalmente, en virtud del artículo 4 de la Resolución 03-06 de la Secretaría de Estado de Interior y Policía que prohíbe el uso de bebidas alcohólicas a los conductores de vehículos de motor, la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) y la Policía Nacional pueden también retener los vehículos a los violadores de esta disposición legal.

Fuente: José F. García Lara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: