Zelaya retorna a la frontera mientras sus seguidores denuncian un muerto

zelaya

Bogotá, 25 jul (EFE).- El derrocado mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, se instaló hoy por segundo día consecutivo en el sector fronterizo de Las Manos para intentar ingresar a su país y retomar el poder, mientras en las filas de sus seguidores se denunció la muerte de uno de ellos. Zelaya llegó a Las Manos, en el lado nicaragüense de la frontera, acompañado por el canciller venezolano, Nicolás Maduro, sus más cercanos colaboradores y cientos de seguidores que corearon: “Zelaya aguanta, que el pueblo se levanta”; “Micheletti cabrón (sic), te tenemos el cajón (ataúd)” y “Mel, amigo, el pueblo está contigo”.

“Hoy vamos a poner aquí campamentos, con agua (y) comida. Y aquí vamos a estar hoy en la tarde, hoy en la noche, mañana en la mañana, esperando a los amigos y compatriotas que vienen (de Honduras) y yo esperando a mi familia”, precisó el presidente depuesto.

El ex mandatario sostuvo que “los hondureños no aceptarán a un presidente que lo pongan los militares” ni “el Parlamento”, refiriéndose a Roberto Micheletti, designado en el cargo el pasado 28 de junio, luego de que Zelaya fuera sacado por los uniformados rumbo a Costa Rica.

Desde Honduras, en entrevista telefónica con Efe, la esposa de Zelaya, Xiomara Castro, sostuvo que se encuentra retenida con varios de sus familiares y muchos seguidores de su marido, con quienes quiere llegar a Las Manos.

Sin embargo, el Gobierno de Micheletti informó que le ofreció un avión a la familia de Zelaya para que pueda reunirse con él y que la oferta fue rechazada por su esposa.

Castro añadió que su situación es de angustia y que siente el mismo temor que su marido y que el resto de los hondureños porque “en cualquier momento” pueden “ser víctimas de un atentado”.

Zelaya indicó esta semana que el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Honduras, general Romeo Vásquez, lo quiere matar, a lo que el militar respondió este sábado que no es un asesino.

El uniformado aseguró que “ahora” los militares están “concentrados en mantener la tranquilidad del país, actuando con prudencia y profesionalismo y en apoyo a la Policía para el mantenimiento del orden”.

La tensión aumentó hoy después de que en el sector de Alauca, departamento de El Paraíso, limítrofe con Nicaragua, seguidores del derrocado líder denunciaran la muerte de Pedro Magdiel Muñoz, de 23 años.

El joven, según el médico forense Santos Zepeda, del Ministerio Público, murió a causa de “múltiples heridas en la cabeza, el cuello, tórax y abdomen” con arma blanca.

Un vecino del sector indicó a Efe que el cuerpo de Muñoz, hallado en un predio baldío cercano a una carretera y a un retén militar, presentaba evidencias de haber sido torturado, aunque el portavoz de la Policía, Orlin Cerrato, aseguró que las autoridades desconocen el caso.

En la tarde, el ministro de Seguridad del nuevo Gobierno, Mario Perdomo, reiteró que están “listos para ejecutar la orden de captura” contra Zelaya, de quien manifestó que en realidad no entró a Honduras ayer.

Sobre Zelaya pesa una orden de captura por delitos cometidos con relación a una consulta que iba a celebrar el 28 de junio para promover una Asamblea Constituyente, que fue declarada ilegal por varios órganos del Estado y quedó frustrada por su derrocamiento.

Igualmente, un portavoz presidencial anunció que el toque de queda, vigente desde el viernes en la zona fronteriza, se extenderá desde las 18.00 de hoy hasta las 6.00 de mañana hora local (de 00.00 a 12.00 GMT).

El presidente de Costa Rica, Óscar Arias, quien ayer criticó el intento de Zelaya, aseguró hoy que el “acuerdo de San José”, propuesto el pasado 18 de julio para solucionar la crisis en Honduras, “no ha muerto y sigue siendo la mejor salida”.

Arias pidió que se firme el documento, que incluye la restitución de Zelaya, la conformación de un Gobierno de reconciliación y amnistías políticas, “para que no se derrame más sangre, que no brote más el odio, que no se divida más una sociedad que ha sufrido mucho por la pobreza y que no merece sufrir por sus gobernantes”.

A su vez, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, defendió su gestión personal y la acción del ente que preside, que condenó unánimemente el derrocamiento del presidente hondureño.

“Algunos han dicho que la OEA usa diferentes varas para medir y que no atiende a los abusos de derechos individuales o la manipulación de las prácticas democráticas con medios antidemocráticos en algunos países”, señaló Insulza.

Interesados también en la situación de Honduras, varios congresistas republicanos y demócratas de EE.UU. llegaron hoy al país centroamericano para reunirse con Micheletti, diputados del Congreso Nacional, magistrados de la Corte Suprema de Justicia, funcionarios del Ministerio Público, empresarios y representantes de sectores sociales.

Los congresistas, encabezados por Connie Mack, republicano de Florida, y que se quedarán hasta el próximo lunes, desean “verificar de fuente fidedigna la realidad”, manifestó un portavoz de la Presidencia.

De otra parte, el vocero del Movimiento Vamos con Eduardo (VCE), Eliseo Núñez Morales, integrante de la opositora Bancada Democrática Nicaragüense (BDN-liberal), reiteró que solicitarán en la Asamblea Nacional “la salida” del hondureño de su territorio o “que pida el asilo”, sujetándose a las reglas “en derecho internacional”.

Fuente:EFE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: