Marcos Lara se verá hoy cara a cara con el juez del caso PRA

marcos-lara-lorenzo

SANTO DOMINGO. El ex director del Programa de Reducción de Apagones (PRA), Marcos Lara Lorenzo, el ex director administrativo, Sauris Rodríguez Sánchez y el antiguo gerente administrativo, Nicolás Concepción Núñez se verán hoy cara a cara con un juez apoderado del conocimiento de medidas de coerción por presuntos actos de corrupción en la disuelta entidad estatal.

El magistrado Román Berroa Hiciano, del Primer Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, requirió a los imputados para las 9:00 am.

Se propone examinar la petición de una garantía económica de RD$3 millones a cada uno e impedimento de salida.

La petición fue formulada por el director nacional de Persecución de la Corrupción Administrativa, Hotoniel Bonilla.

Plantea que el Ministerio Público cuenta como fundamento de los hechos investigados, suficientes elementos que proporcionan valor probatorio y que hacen presumir de manera razonable el manejo doloso de fondos públicos pertenecientes al PRA.

Destaca que unos 53 empleados debían hacer entrega de una cuota mensual en provecho de Lara. Además hubo supuesto despacho irregular de combustibles, conforme a una auditoría.

Fuente:Federico Méndez(DL)

Anuncios

(Si Tabien Vamo A Ver) “El que no cumpla se irá para su casa”: LF

Leonel Fernández

Santo Domingo. Afirmando que “no tengo protegidos” y que “el que no cumpla la ley se irá para su casa”, el presidente Leonel Fernández sentó la pauta de su conversación con los directores de medios ayer, en la que se pasó revista a los esfuerzos que ha venido desarrollando el Gobierno para prevenir y combatir la corrupción administrativa.

Acompañado del secretario de la Presidencia, César Pina Toribio; del Administrativo de la Presidencia, Luis Manuel Bonetti; del secretario de Administración Pública, Ramón Ventura Camejo; de Rafael Núñez, director de Información y Prensa de la Presidencia; del contralor General de la República, Simón Lizardo; de Eric Hazim, director de Compras Gubernamentales; Hotoniel Bonilla, titular de la Dirección Nacional de Persecución de la Corrupción Administrativa y de María Felicia Gutiérrez, subsecretaria de Hacienda, el presidente Fernández explicó el proceso de reforma legislativa para transparentar la gestión pública y fortalecer los controles internos de la administración pública, que se ha venido llevando a cabo desde el año 2005, señalando que ya hay logros tangibles en la aplicación de estas medidas.

Señaló que en la administración central, en las Secretarías de Estado ya se notan los cambios, pero que todavía existen debilidades en las áreas descentralizadas. Afirmó que de lo que se ha hablado es de prácticas irregulares en esos organismos y no de desfalco. Señaló que la hipercorrupción ha disminuido gracias a los controles.

Informes sectoriales

Pina Toribio abrió las presentaciones sectoriales, explicando el papel de la Comisión Nacional de Ética y Combate a la Corrupción y a seguidas, mientras María Felicia Gutiérrez explicó el sistema integrado de administración financiera gubernamental.

En este punto, el presidente Fernández hizo un paréntesis para señalar que era “la reforma más profunda de los procedimientos administrativos en la historia nacional, aunque implicó un debilitamiento del Poder Ejecutivo”.

A seguidas, el contralor General de la República, Simón Lizardo Amézquita, presentó los avances de su unidad, señalando que ya se han integrado 67 unidades de auditoría en el Gobierno Central y se preparan las 147 para las instituciones descentralizadas.

Señaló que en los diferentes arqueos han encontrado que 7,400 personas cobraban dos veces en diferentes instituciones del Estado dominicano.

Por su parte, Eric Hazim, director de Compras Gubernamentales, hizo un recuento de los avances en su departamento, que tiene identificados a 10,564 proveedores del Estado.

Los informes culminaron con las presentaciones de Hotoniel Bonilla, de la DPCA y Ventura Camejo, de la Secretaría de Estado de la Administración Pública.

Resumiendo, el Presidente señaló que “hemos organizado un sistema para prevenir y combatir la corrupción. No estamos satisfechos, porque no ha sido aplicado a todos los ámbitos del Estado, pero voluntad ha habido y la hay” para combatir el flagelo.

Preguntas y respuestas

Se pasó entonces a las preguntas de los directores de medios y comentaristas y las respuestas del Presidente y los funcionarios.

Formularon preguntas Julio Hazim, Huchi Lora, Radhamés Gómez Pepín, Miguel Franjul, Persio Maldonado, Christian Jiménez, Osvaldo Santana, Juan Bolívar Díaz, José Monegro y Adriano Miguel Tejada.

En general, el Presidente respondió que está consciente de que “la gente quiere sangre”, es decir, cambios en la administración pública, pero se reservó de decir si introduciría cambios el 16 de agosto.

Recordó la presunción de inocencia que garantiza el debido proceso y que se va a crear una línea directa de denuncias sobre casos de corrupción y que pedirá al sector privado la firma de un pacto por la transparencia.

Reiteró que su obligación es frente al pueblo dominicano.

El proceso anti corrupción

El detalle de los esfuerzos del Gobierno en materia normativa demuestra que se están sentando las bases para la transparencia en la gestión administrativa y financiera en el Estado, pero como explicó el Presidente, se trata de un proceso, con avances y retrocesos, cuyos mayores logros ya son observables en el Gobierno Central, en las diferentes secretarías de Estado, aunque todavía falta mucho en los organismos descentralizados, que es donde han ocurrido los casos denunciados recientemente. No se ofreció plazo para completar todas las instituciones bajo esa sombrilla.

Fuente:(DL)

Balaguer, Leonel y la corrupción

#revdo

Joaquín Balaguer hablaba de la masa silente que le daba el voto ganador; una población que sustentaba su mandato y le permitía gobernar con relativa facilidad. Del otro lado estaban sus funcionarios; muchos corruptos con anuencia presidencial.

Permitir la corrupción ha sido siempre parte del menú de opciones de los gobernantes dominicanos para incentivar a sus súbditos. Es también una forma de cooptar y disminuir a la clase política, al sector privado y a segmentos de capas medias y bajas.

A fin de cuentas, los corruptos se fríen en su propio aceite mientras el líder, si mantiene distancia, queda sublimado por encima de los plebeyos. Por eso Balaguer decía que la corrupción se detenía en la puerta de su despacho.

Ante la corrupción de sus funcionarios, Balaguer se hacía el ciego y el mudo. De vez en cuando, sin embargo, destituía algún funcionario para enviar una señal de disciplina a su voraz séquito.

Le bastaba con producir temor porque no tenía como objetivo central caerle bien a la población ni a los medios de comunicación.

En la época de los 12 años no se utilizaban las encuestas de opinión, por lo cual, el nivel de popularidad era de escasa importancia para el caudillo. Además, podía recurrir con facilidad a los fraudes electorales para suplir las deficiencias en las urnas.

En general, Balaguer fue un presidente silente ante las aberraciones de sus funcionarios; utilizaba el martillo para establecer autoridad y mantener a sus súbditos atemorizados porque venía del trujillismo donde el miedo era ley y constitución.

Leonel Fernández ha adoptado el estilo silente ante las denuncias de corrupción a pesar de su fluida oratoria. Su silencio es profundo ante las irregularidades de sus funcionarios, aunque esporádicamente haga algunos pronunciamientos que buscan diluir más que resolver las denuncias.

No los ataca públicamente y casi nunca los destituye. Los mantiene en sus puestos con libertad para que sorteen sus problemas con la garantía de que permanecerán intactos.

Pensará que es asunto de esperar un poco hasta que la capacidad de denuncia se agote. Ningún funcionario, por su parte, tiene mucho miedo porque el pacto implícito del Presidente con sus leales del PLD y grupos aliados es que continuarán degustando de las mieles del poder.

Leonel Fernández está tan confiado en la superioridad de su liderazgo, que se da el lujo de apadrinar a casi todos sus funcionarios, facilitar que lleguen al poder, permitir que abusen del poder, y mantenerlos en el poder a pesar de las controversias que algunos generan en la opinión pública y del pobre desempeño en sus funciones.

Se parece a Balaguer en su estilo silente ante el abuso de sus funcionarios, pero no inspira el miedo que provocaba Balaguer entre sus colaboradores. La fuerza principal de Leonel Fernández radica en su capacidad de ganar elecciones, y por tanto, en ser el instrumento mediante el cual sus funcionarios llegan al poder y se mantienen.

En ese esquema, el nivel de aceptación popular es crucial. El gobierno monitorea cuidadosamente la popularidad de Fernández y sus ejecutorias, y ante cualquier declive, el Presidente se reactiva y toma decisiones.

Llama a un almuerzo en Palacio a los directores de medios, promueve una cumbre, emite algunas declaraciones o pronuncia un discurso para restablecer su popularidad. Es un liderazgo mediático destinado a proteger un amplio grupo de correligionarios.
Esta modalidad es efectiva cuando la oposición partidaria es débil como ha ocurrido en los últimos cinco años, pero distinta será la situación cuando el PRD engrase su maquinaria electoral y se lance de lleno a hacer campaña.

Fuente:ROSARIO ESPINAL

Hipólito asegura corrupción alcanza niveles “insospechables” en el gobierno

hipolito-mejia2

El ex presidente Hipólito Mejía afirmó este miércoles que en los gobiernos encabezados por el doctor Leonel Fernández la corrupción ha alcanzado niveles “insospechables”. Sostuvo que las informaciones de que dispone son “escalofriantes” y que las denuncias de corrupción de los últimos meses se quedan cortas en relación “con lo que está ocurriendo en el país”. “Lo mejor es que la gente no sepa lo que sucede para que no le dé un ataque cardiaco”, expuso el ex presidente y dirigente del Partido Revolucionario Dominicano. Reconoció que la corrupción no es un fenómeno nuevo en el país, pero que en el actual gobierno ha alcanzado niveles “extraordinarios”.

Consideró que el gobierno deben enfrentar “con mano dura” los actos de corrupción, con lo que se pondría a tono con un reclamo nacional.

Por otra parte, Hipólito Mejía consideró como “normal” los movimientos de protestas que se registran en diferentes puntos del país, particularmente en Bonao.

“La crisis económica también trae como consecuencia crisis política y crisis sociales, por lo que es normal este tipo de protestas”, añadió.

Aseguró que no se trata de un hecho que solo se presenta en República Dominicana, sino en América Latina y el mundo.

Entiendo, sin embargo, que el gobierno debe ser tolerante y prestar atención a los reclamos que se hacen en las diferentes comunidades del país.

“En el caso de Bonao, entre otras cosas, están pidiendo transparencia en lo que tiene que ver con obras que se contemplaron en el presupuesto de la Nación”, dijo Mejía al ser entrevistado en el Gobierno de la Tarde de la Z-101.

Definió como de muy difícil la situación que se vive en el país ante las denuncias de actos de corrupción tanto en el sector público como el privado, así como las constantes interrupciones en el servicio de energía eléctrica.

Por otra parte, Hipólito Mejía advirtió a sus compañeros del Partido Revolucionario Dominicano que el enemigo o adversario está “en la acera del frente”, en referencia al Partido de la Liberación Dominicana y el gobierno.

“Es a ellos que deberemos enfrentar para llegar al poder”, manifestó.

Garantizó que en el PRD las cosas se harán como deben hacerse y que los candidatos a cargos congresionales y municipales serán los que ganen en “una convención libre y democrática, como lo establecen los estatutos”.

Fuente: MILAGROS SÁNCHEZ (END)

(Que Vacano) LF hablará de corrupción con directores de medios

Leonel Fernández

sd. El presidente Leonel Fernández convocó para este jueves un nuevo encuentro en el Palacio Nacional con directores de medios de comunicación, para tratar sobre las denuncias de supuestos actos de corrupción en instituciones estatales, que en las últimas semanas han empañado la imagen del Gobierno y provocado que diversos sectores demanden acciones contra el uso indebido de los recursos del Estado.

El diálogo se realizará en el marco de un almuerzo, programado para el mediodía, en el comedor de la casa de gobierno, al que han sido invitados directores de medios radiales, televisivos e impresos.

Reunirse con los principales hacedores de opinión pública para tratar temas que ocupan la atención nacional y con los cuales el Gobierno ha estado sometido a un fuego cruzado, se ha convertido en una nueva modalidad del mandatario y su equipo de comunicación.

La más reciente reunión, con este objetivo, se realizó el pasado 24 de junio, en la que el presidente Fernández defendió la venta del 49% de las acciones de la Refinería Dominicana de Petróleo (Refidomsa), al gobierno de Venezuela, que había sido rechazada por sectores empresariales.

Además, el 3 de junio, ante los cuestionamientos recibidos, el Jefe de Estado se vio en la necesidad de explicar, en un diálogo similar, los detalles de la transacción para adquirir las acciones de la distribuidora de electricidad EdeEste.

Fuente:Bienvenido Scharboy (DL)

La corrupción y algunos cuentos

12

El Partido de la Liberación Dominicana se vendió ante el pueblo como un partido progresista, liberal avanzado, teniendo como fundamento el marxismo sin apellido, su doctrina y principios apegado a la liberación nacional.

Gracias a esa orientación ideológica, el PLD logró aglutinar en su seno a una parte significativa de segmento de clase pequeña burguesas, del estudiantado, profesionales, intelectuales y comerciantes.

Con la ayuda del sector más conservador de la nación, representado por Joaquín Balaguer, negando todos esos principios que le dieron origen al PLD, Leonel Fernández logró un pacto para llegar a la presidencia de la República.

Y se ha aposentado durante tres periodos en la dirección del Estado.

Abonado por la ignorancia  de nuestro pueblo, apelando a la demagogia, buscando palabras altisonantes en el vocabulario político, enrostrándole de que aquí nadie sabe conceptualizar, nos ha impuesto un modelo de gobierno que se enseñorea en la corrupción.

El ciudadano presidente de la Republica no se inmuta, no dice nada, no hace nada ante los escándalos de corrupción en su gobierno. Como si menospreciara los principios originarios de su partido y de su líder Don Juan Bosch, apela a la defensa de los hechos de su gobierno, castigados por la población, de enriquecimiento fácil, trafico de influencia, reparto de sinecuras, nepotismo y todo tipo de privilegios.

Es como si creyera, cual príncipe Maquiavélico, que  hay que ver la política y acción pública en función de la inversión de valores, de la corrupción, donde los procedimientos se reducen a dos elementos: “la corrupción o la mentira y el terror. No hay, por ende, mas que dos partidos que seguir: o acariciar a los hombres o suprimirlos, o colmarlos de mercedes o destruirlos”.

Es el mismo presidente de la República, Leonel Fernández, que en la campaña electoral del 1996 dijo en un memorable discurso que los delitos de corrupción le estaban costando a nuestro país más de 30,000 mil millones de pesos. Se comprometió por ello a luchar contra la corrupción, hasta llego a crear el Departamento de Prevención contra la Corrupción (DEPRECO)

Pero, es el mismo Leonel Fernández, que en las elecciones presidenciales pasadas, se pronuncio justificando el uso de los recursos del Estado y las famosas nominillas de los políticos suyos que recibían un sueldo sin trabajar, alegando que “la corrupción es un serio problema de cultura, histórico un proceso inconcluso. Ninguna sociedad lo resuelve de manera absoluta, para siempre. No es un mal del presente ni del pasado gobierno, sino cultural, histórico y universal”.

Muchas palabras y ninguna acción efectiva contra este flagelo.

Recordemos que le cambió el nombre al DEPRECO, su titular renunció porque nadie en el gobierno le hacia caso, ahora se llama Dirección Nacional de persecución contra la Corrupción Administrativa (DPCA). Además creó la Comisión Nacional de Ética y Combate a la Corrupción, su presidente,  José Joaquín Bidó Medina, dijo que “me siento asqueado por los casos de corrupción denunciados en la administración pública”.

En sus pronunciamientos el presidente de la República reconoce que “la corrupción y falta de disciplina impide una eficiente administración en su gobierno”. Pero nada hace. No le da coherencia a las palabras y los hechos.

Se necesita menos discursos, menos viajes y más acción.

Es sencillo, no nos ofrezca señor presidente el Paraíso Perdido de Milton, ni utopías para una sociedad perfecta, solo respete el juramento que hizo ante la Asamblea Nacional, cuando se juramentó como presidente de la República, de cumplir y hacer cumplir las Leyes; la de la Cámara de Cuenta, la de Compra del Estado, la de la Administración Pública, la de Libre Acceso a la Información Pública, etc. Solo eso señor presidente.

Por último, rememoremos estas expresiones del profesor Juan Bosch,  aparecida en una carta pública que le envía su alumno y amigo periodista Marino Zapete :

“Los dominicanos saben muy bien que si tomamos el poder no habrá un peledeísta que se haga rico con los fondos públicos; no habrá un peledeísta que abuse de su autoridad en perjuicio de un dominicano; no habrá un peledeísta que le oculte al país un hecho incorrecto o sucio o inmoral”.

Fuente:FERNANDO PEñA

REVDO

revdo