A un año del asesinato de bodeguero dominicano, asesino sigue suelto

NUEVA YORK._ Tras cumplirse hace unos días un año del asesinato del bodeguero dominicano Bolívar Cruz, padre de cinco hijas, quien fue ultimado en su negocio de Queens de un disparo en la cara, el homicida sigue suelto sin que la policía haya dado con su paradero.

El comerciante dominicano que había llegado a Estados Unidos en 1999 fue atracado el lunes 11 de junio del año pasado, recibiendo un tiro de pistola en el lado izquierdo de la cara, cuando se enfrentó a los ladrones que emprendieron la huida “hasta el sol de hoy”.

Murió dos días más tarde después de estar en coma en un  hospital del condado donde fue internado de emergencia. Cruz tenía ocho hijos, siete hembras y un varón y se había convertido en ejemplo de inmigrante con superación y progreso, abriendo su propio negocio después de años de sacrificios y ahorros.

Angelina Cruz de 25 años de edad y una de las hijas del bodeguero quien estaba trabajando en la bodega con su padre el día del atraco dijo que el progenitor era el lazo que unía a toda la familia y describió como muy tristes los 12 meses que han transcurrido sin la presencia de su procreador.

“En este mes de los padres ha sido mucho más difícil, aunque la tragedia nos sigue asechando durante todo el año”, agregó la joven. “Sólo he visto oscuridad en mi vida durante este año”, dijo. “No puedo ver la imagen de mi papá sin ponerme a llorar”.

El bodeguero recibió el disparo mortal cuando sacó un revólver que tenía debajo de la caja registradora e intentó enfrentarse con el ladrón que fue más rápido que él. Cuatro integrantes de la pandilla “The Crips” fueron detenidos por la policía e interrogados en relación al crimen, pero ninguno estuvo vinculado al asesinato por lo que nadie pudo ser acusado del hecho.

Los pandilleros fueron arrestados en agosto dos meses después del homicidio tras cometerse varios robos en bodegas del sector de Ozone Park, Queens donde Cruz mantenía su bodega.

Dijo que la policía le ha asegurado que sigue trabajando en la búsqueda del asesino, pero aunque no han perdido la esperanza, quieren que la uniformada agilice las investigaciones. “Tres meses después, en la policía me repitieron la historia”, añadió.

Angelina no ha visto a ninguna de sus hermanas desde el año pasado. Belkis la mayor se fue de los Estados Unidos, Karina tiene un hijo de dos años de edad, Jalissa estudia en la secundaria y Adriana, la más joven, tiene ahora 10 años. El varón Jorge también vive fuera del país y la última vez que lo vio fue en el funeral de su padre en la República Dominicana.

Confía en que si el sistema de justicia de Estados Unidos no puede castigar al asesino, “Dios lo hará, porque quien comete algo así, sufre 10 veces más por lo que hizo”, concluyó diciendo.

La foto de Cruz junto a su familia y publicada el año pasado en todos los medios de Nueva York, conmovió el corazón de la ciudad.

Fuente:LVD