SEXO DURANTE EL EMBARAZO: LOS SI O LOS NO

La pregunta debe ser una de las tantas que aquejan a las mujeres que se encuentran en la dulce espera. Y, sin dudas, de relevante interés para los futuros papás: ¿Puedo tener relaciones? ¿Le haré mal al bebé? Las respuestas
Profesionales consultados por el sitio Terra.com aseguraron que “si el embarazo es normal, la mujer puede tener relaciones hasta justo antes de romper la bolsa”.

Pero si tiene problemas durante la gestación, como por ejemplo, placenta previa, antecedentes de abortos espontáneos, o tuvo pérdidas es conveniente consultar al doctor.

Respecto a si el bebé se va a ver dañado, destacaron que el cuello del útero está sellado por una gruesa membrana mucosa que lo protege contra infecciones, así como el saco amniótico y los fuertes músculos del útero también protegen al bebé.

Aunque el bebé se mueva un poco después de que la mujer alcance el orgasmo, no es porque se esté dando cuenta de lo que pasa o porque le duela, sino porque siente cómo se aceleran los latidos del corazón de su mamá.

El “disfrute” depende de cada mujer: Para algunas es incluso más placentero, para otras menos. La pelvis tiene más riego sanguíneo durante el embarazo, lo cual puede causar hinchazón de los genitales y aumentar las sensaciones de placer. Pero esa misma hinchazón les produce a algunas mujeres una sensación incómoda después de tener relaciones sexuales.

Muchas mujeres, asimismo, aseguran que desde que quedaron embarazadas no tienen ganas de hacer el amor, a lo que los profesionales respondieron que dado que el cuerpo está cambiando eso puede transformar la vida sexual.

“Para algunas mujeres, el no tener que preocuparse sobre la concepción o la anticoncepción es un afrodisíaco. Pero otras se sienten demasiado cansadas o indispuestas para hacer el amor, sobre todo durante el primer trimestre. En el segundo trimestre, por lo general, el deseo sexual aumenta. En el tercer trimestre, a medida que se acerca la fecha del parto y el vientre va creciendo, la quizá no tenga tantas ganas”, destacaron.

Pese a que suele ser un momento de la vida en que las mujeres se sienten feas o poco deseadas, la mayoría de los hombres encuentran atractivas a sus mujeres cuando están embarazadas.

Así y todo, a veces el deseo sexual puede disminuir, por ejemplo, si están preocupados por la salud de la mamá o del bebé, nerviosos por la responsabilidad que se les avecina, tienen miedo de que el acto sexual dañe al bebé, o incluso sienten pena o vergüenza de estar haciendo el amor en presencia del bebé, aunque aún no haya nacido.

Las posiciones más cómodas
• Si el hombre se ubica encima de la mujer, tendrá que hacer muchas acrobacias cuando la panza esté crecida. Pero si están medio de lado, el peso no recaerá de pleno sobre el útero.

• Uno detrás del otro, como dos cucharas pegadas. La penetración así es menos profunda, lo cual a veces se agradece, ya que a medida que avanza el embarazo una penetración muy profunda puede resultar incómoda.

• La mujer sobre su pareja (de esa forma no habrá peso sobre su abdomen y podrá controlar la profundidad de la penetración).

Fuente:LVD
Anuncios